¿qué pasos tengo que seguir?

El primer trámite antes de iniciar tu actividad como autónomo es darte de alta en Hacienda. Para ello puedes dirigirte a cualquiera de sus oficinas o bien realizarlo desde su sede electrónica en internet, por medio de un certificado digital o DNI electrónico.

Modelos de declaración censal

A través de las declaraciones censales (modelos 036 o 037) debes comunicar tu alta en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores, y las modificaciones que se produzcan en tu situación tributaria (incluyendo la modificación del domicilio fiscal o social y la baja en dicho censo), esto es necesario siempre que desarrolles o tengas previsto desarrollar una actividad empresarial o profesional en España.

Con independencia de que la persona jurídica o la entidad que lo solicite no esté obligada a la presentación de la declaración censal de alta en dicho censo, utilizará el modelo 036 para solicitar la asignación del NIF provisional o definitivo, que determinará la inclusión automática en el Censo de obligados tributarios.

No obstante, las personas físicas podrán utilizar el modelo 037 de declaración censal simplificada, cuando cumplan determinadas condiciones:

  • Sean residentes en España.
  • Tengan asignado un NIF.
  • No tengan la condición de gran empresa.
  • No actúen por medio de representante.
  • Su domicilio fiscal coincida con el de gestión administrativa.
  • No estén incluidos en los regímenes especiales del IVA, a excepción del régimen simplificado, régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca o régimen especial de recargo de equivalencia, o régimen especial del criterio de caja.
  • No realicen ninguna de las adquisiciones intracomunitarias de bienes no sujetas al IVA, del artículo 14 de la Ley del IVA.
  • No realicen ventas a distancia.
  • No sean sujetos pasivos de Impuestos Especiales ni del Impuesto sobre Primas de Seguros.
  • No satisfagan rendimientos del capital mobiliario.

Ten en cuenta que al declarar tu actividad, deberás seleccionar alguno de los epígrafes de actividades económicas que se encuentran comprendidos en el RDL 1175/1990, en el que se incluye un listado de actividades empresariales y profesionales.

Trámites con la seguridad social

Una vez hayas obtenido el alta censal y el alta en el Impuesto de Actividades Económicas, deberás afiliarte y darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Recuerda que a partir del 1 de octubre de 2018 será obligatorio realizar los trámites relacionados con la afiliación, la cotización y la recaudación de cuotas, a través del sistema RED o bien a través de la sede electrónica de la Seguridad Social (SEDESS).

¿Quiénes están obligados?

Todos los trabajadores incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores por cuenta propia o Autónomos y los trabajadores del grupo I del Régimen Especial de Trabajadores del Mar. 

¿De qué trámites se trata?

Los trámites más frecuentes son: alta y baja en el RETA, cambio de base de cotización, ampliación de coberturas, modificación de actividades y variación de datos.

Documentación a aportar:

  • Modelo TA 0521. Existen diferentes modelos en función de las condiciones de cada autónomo.
  • DNI o NIE.
  • Declaración censal (modelo 036) o declaración censal simplificada (modelo 037).
  • Alta en el Impuesto de Actividades Económicas (modelo 840).

En el caso de que hayas trabajado por cuenta ajena con anterioridad, también deberás presentar tu tarjeta de afiliación a la Seguridad Social.

Si como profesional estás obligado a estar colegiado para ejercer tu actividad también deberás presentar el certificado del colegio profesional correspondiente.

Plazo para solicitar el alta en el RETA

Deberás darte de alta en el RETA con carácter previo al inicio de la actividad (hasta 60 días antes). Puedes darte de alta y de baja en el RETA hasta 3 veces al año, con derecho a pagar las cuotas a partir del día en que inicies tu actividad (o hasta el día concreto en que ceses). Esto significa que pagarás la cuota desde y hasta el día que te corresponda y no el mes completo. Deberás realizar el pago de la cuota de autónomos mensualmente a través de domiciliación bancaria.

En el momento del alta tendrás que escoger cual será tu base de cotización y las coberturas por las que cotizarás. Recuerda que puedes cambiar tu base de cotización hasta 4 veces al año con efecto:

  • 1 de abril, si se solicita entre el 1 de enero y el 31 de marzo.
  • 1 de julio, si se solicita entre el 1 de abril y el 30 de junio.
  • 1 de octubre, si se solicita entre el 1 de julio y el 30 de septiembre.
  • 1 de enero del año siguiente, si se solicita entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre.

Si eres un trabajador autónomo económicamente dependiente estarás obligado a cotizar por las contingencias de accidente de trabajo y enfermedad profesional.

Información importante

Dependiendo de tu actividad empresarial, estarás inscrito en un epígrafe profesional u otro al darte de alta.

Tu edad es importante de cara a solicitar posibles subvenciones y además tu base de cotización como trabajador autónomo dependerá también de ello.

Hay muchas personas que compaginan dos actividades laborales y es importante saber que los pagos a la Seguridad Social no van a ser los mismos si, además de estar contratado, facturas como trabajador autónomo.

Debes adherirte a una mutua colaboradora con la Seguridad Social cuando te des de alta como trabajador autónomo.

El DNI electrónico te facilitará muchos trámites futuros, sobre todo a la hora de cumplir con tus obligaciones fiscales.