Elección de forma jurídica

Uno de los primeros pasos a dar cuando se decide trabajar por cuenta propia es la elección de la forma jurídica bajo la que realizaremos nuestra actividad como autónomos. Es bueno realizar un estudio, para ver, en función de tus necesidades, actividad, número de socios, etc., qué forma jurídica se puede adaptar mejor a tu proyecto.

ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN EL MOMENTO DE EFECTUAR LA ELECCIÓN DE LA FORMA JURIDICA

Tipo de actividad

La actividad que vaya a desarrollar la empresa puede condicionar la elección de la forma jurídica en aquellos casos en los que en la normativa aplicable se establezca una forma concreta.

Número de socios

Responsabilidad patrimonial

Aspectos fiscales

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LAS FORMAS JURÍDICAS MÁS HABITUALES EN LOS TRABAJADORES AUTÓNOMOS

Empresario Individual/ Trabajador por cuenta propia

  • Una tramitación sencilla: una vez estés dado de alta en la Agencia Tributaria, en la Seguridad Social ya podrás facturar como trabajador autónomo.
  • Responsabilidad patrimonial personal ilimitada.
  • Tributar por IRPF al 20% de tu beneficio neto trimestral (ingresos – gastos) Aunque es un porcentaje alto, puede ser retornado en la declaración de renta, si el beneficio no ha sido elevado.

Sociedad Limitada (S.L)

Sociedad Civil Privada (SCP)